9 errores que facilitan la clonación de tarjetas en Internet
News Ticker

9 errores que facilitan la clonación de tarjetas en Internet

El riesgo de tener la tarjeta clonada en Internet es mayor que en las tiendas físicas. Tanto es así que los casos sospechosos llegaron alrededor de 3,6% de las transacciones de compras virtuales el año pasado, según una encuesta de ClearSale, especializada en la detección del fraude.

Anuncios publicitarios

“El fraude requiere menos tecnología, no es necesario copiar la tarjeta física. Basta con obtener la información básica para clonarlo”, explica el coordinador de inteligencia estadística de la empresa, Omar Jarouche.

Los cuidados para protegerse en el entorno virtual también son diferentes de las compras en persona. Se recomienda evitar que el vendedor tome la tarjeta fuera de la presencia del consumidor, por ejemplo. Sin embargo, en Internet, los datos son más complejos y ni siquiera necesita la contraseña de la tarjeta para realizar compras ilegales.

Anuncios publicitarios

Lea también:

Pensando en ello, a continuación, vea los principales errores que el usuario de Internet comete, sin saberlo, lo cual aumenta potencialmente las posibilidades de tener su tarjeta clonada en el entorno virtual. Echa un vistazo, para prevenirlo.

1. Introducir la contraseña de la tarjeta de crédito – Si usted está en un sitio de confianza o de compras en una tienda conocida o recomendada por amigos. “Los sitios nunca piden la contraseña de la tarjeta para efectuar una compra,” recuerda Aline Rabelo, coordinador de Investmania. En el comercio electrónico, los sitios Web suelen pedir el número de tarjeta, fecha de caducidad y el código de seguridad. La contraseña es necesaria sólo cajas de tiendas físicas.

2. Acceder a la banca por Internet en otros dispositivos – Si usted está en una computadora pública en un cibercafé, el riesgo de ser víctima de una estafa es mayor. Lo mismo ocurre con las conexiones WiFi (Internet inalámbrico) abiertas, permitiendo a los invasores ver toda su navegación, advierte el abogado Bissoli. “Usted tiene que comprobar si en el dispositivo, el anti-virus está al día, así como la seguridad del sistema operativo”, recomienda.

3. Hacer caso a los productos más orientados por los defraudadores – Según Omar, el ClearSale, las compras más atacadas por los estafadores que clonan tarjetas son los elementos con una alta liquidez. Es decir, productos fáciles de ser revendidos.

4. Dejar de comprobar el bloqueo de seguridad – Al realizar una compra en cualquier sitio, los consumidores deben prestar atención al pequeño candado que aparece en la esquina. Él es quien otorga la navegación del usuario en Internet para un ambiente seguro, de acuerdo con Bissoli. “El bloqueo asegura que la conexión con el servidor sea seguro y que nadie pueda acceder a esta información en su ordenador”, explica el experto en derechos digitales.

5. No conocer la credibilidad del sitio – Si la tienda en línea es pequeño o desconocido, la precaución se tiene que redoblar. “Usted tiene que comprobar si la empresa tiene domicilio social, teléfono y más, para asegurarse de que no es una dirección fantasma,” dijo Aline, de Investmania.

6. No informar al banco cuando se viaja a otro país – Una manera de evitar bloqueos debido a la utilización de los viajes internacionales en la tarjeta es notificar al banco o compañía de tarjeta de crédito cada vez que el consumidor va afuera, recomienda Jarouche, de ClearSale.

7. Olvidar comprobar las facturas de las tarjetas – Los consumidores que no verifican el estado de su tarjeta pueden tomar un shock a la llegada de la factura, advierte Jarouche, de Clearssale. Los operadores de las tarjetas a menudo proporcionan facturas en línea, en tiempo real, y algunos advierten al cliente por SMS cuando fue hecha una compra. “Hay varias herramientas disponibles que sirven como una advertencia”, dijo el abogado Bissoli.

8. Introducir datos sensibles de la tarjeta por correo – “Ningún banco está autorizado a pedir los datos de clientes personales e intransferibles, como contraseña, e-mail”, dice Aline.

9. Confiar ciegamente en la URL que aparece en el sitio – Una manera de engañar a los consumidores para robar sus datos es usar una URL (una dirección web) maquillaje, explica Bissoli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*